Libertad, es ponerse en el umbral entre lo conocido y lo desconocido. Allí, escoger entre hacer y no hacer, y ser responsable por lo elegido. (Julieta Kirkwood)

Y OJO

Y OJO
que habla en primera persona

Frida


Los libros son Volantines

Los libros son Volantines
A veces un cable a tierra, a veces una escalera al cielo...

27 diciembre 2008

pOEMA de Mi bELla AMigA MARCIA QUIRILAO QUIÑINAO

KALLEJERAS

Kallejeras,
las que vamos y venimos,
las que a veces decidimos
a la hora del amor
pero que también damos vuelta la hoja
si es que no nos gustó la función.

Kallejeras,
a veces tranquilas, a veces corriendo,
porque hace rato que en el consultorio
entregaron los números
y a esta altura no hay monedas
para ir a una consulta particular
ya que nadie hizo el trámite a tiempo
para tener la famosa "previsión".


Kallejeras,
las mismas que en la feria del domingo
vendemos ropa usada y de la otra,
libros, pañuelos y llaveros,
pero lo que nadie sospecha
es que lo mejor no tiene precio,
eso lo dejamos para el momento
de la complicidad y la conversación.

Kallejeras,
las que muchas veces caemos en contradicción,
pero puchas que nos gusta cuando nos sorprende
la ocasión o cuando nos sonríe el placer
porque tenemos la certeza de que nunca jamás
volveremos a ser de las que sufren;
libres para siempre de carteles
en la frente y el corazón,
como decían nuestras madres,
bien paradas en la hilacha
y como aprendimos nosotras,
libres de toda negociación.

Kallejeras,
las que apostamos a la intervención,
a la interpelación, al cuestionamiento,
venga de donde venga,
pero por favor que nadie nos llame sin memoria,
porque todo lo que aprendimos
tiene que ver con nuestra historia,
con el calor de las barricadas,
con nuestros procesos,
con esos momentos en que estuvimos solas,
aisladas, confinadas,
y entendimos que nunca más el mundo
terminaría en nuestros comedores o en la pieza de nuestr@s hij@s.

Kallejeras,
porque la calle es nuestro lugar preferido,
el espacio que descubrimos para seguir intentando,
muraleando, copucheando, tonteando,
también para reir, para estar calladas,
para amar, para extrañar,
para comer marraqueta con queso
junto al calor de los atarcederes,
para seguir descubriéndonos
y especialmente, para re-conocer
lo que cada una aprendió de otra Kallejera.


(In memoriam de "A quién le importa" y en memoria de todas las Kallejeras anónimas que circulan por nuestras calles, en espera de que llegue el día en que pronto nos encontraremos...)


LAMASHI

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Paroles...

Y si los árboles se están agitando, por buen camino vamos pedaleando...