Libertad, es ponerse en el umbral entre lo conocido y lo desconocido. Allí, escoger entre hacer y no hacer, y ser responsable por lo elegido. (Julieta Kirkwood)

Y OJO

Y OJO
que habla en primera persona

Frida


Los libros son Volantines

Los libros son Volantines
A veces un cable a tierra, a veces una escalera al cielo...

09 mayo 2009

Angeles y Solitarios. Ramón Díaz Eterovic


-(…) Nuestra democracia de cartón piedra fue un negocio entre unos pocos inversionistas y algunos políticos criollos. La dictadura dejó de ser rentable y buscaron una alternativa. Escucha los discursos y mira las páginas sociales. Hubo acuerdo para blanquear la historia. Acuerdo y complicidad para el olvido (…)
- La pones difícil, Stevens
- Nada es espontáneo, Heredia. Existen redes de control. Visibles e invisibles. Nada es gratis ni inocente, salvo las carreras locas de un sujeto como tú, románticos e ingenuos hasta la perversidad.
- Hay cosas que no se olvidan.
- Que tú no olvidas. O mil o dos mil personas más. Pero el resto; los que sólo leen las letras grandes de los diarios o ven la televisión sin otra crítica que la capacidad de mantenerse despiertos. De aquí al nuevo siglo nuestra historia será rosada, y en veinte años más, blanca. Los comunistas seguirán pagando sus errores y el desmedido apego a los soviéticos; los socialistas defenderán al capitalismo, y los únicos que seguirán igual, son los empresarios y políticos de la derecha. Ellos nunca pierden. Manejan la historia como un negocio y les da lo mismo administrar con votos o garrotes.

* * *



- No quiero olvidar a mis muertos sin antes intentar hacerles justicia.
- ¿A quién le importa? Tú no eres la ley, Heredia.
- Me interesa la justicia, no las leyes.
- Hoy en día, a todos, todo les da lo mismo, Heredia.
- “No me dejes caer en la indiferencia, amén”



“Ángeles y solitarios” es una novela que nos ilustra la persistencia de personas que aún poseen reminiscencias de valores que se defendieron en otras épocas (era dictatorial), y que muchas veces creemos olvidadas por el mundo postmoderno y capitalista que ya empieza a engrosar raíces en nuestro subsuelo; en el que la corrupción, los poderes ocultos, la injusticia o la falta de ella, la inseguridad, etc., buscan que estos valores sean enterrados. Estos personajes, encarnados en el protagonista, en Solís, en Stevens e incluso en Griseta, son ángeles, en cuanto están ahí para reestablecer el equilibrio entre el olvido y la memoria, la justicia y la injusticia, el recuerdo y la indiferencia, la lealtad y la deslealtad. Sin embargo, este afán es solitario: se bate día a día contra todo aquello que busca el desequilibrio, el silencio, el “blanqueamiento”, es decir, las macroestructuras que ejercen el poder.

Los personajes se mueven entre ambientes lúgubres, solitarios, propios del bajo mundo, conociendo sus códigos y dominando sus prácticas y espacialidades, manteniendo una lucha férrea contra las redes de corrupción y/o las mafias de poder, que denuncian un estado degradado del mundo y de la sociedad. Sin embargo, ellos son una mirada esperanzadora, un mensaje de que aún en este escenario es posible que germine en el seno interno de algunas personas, el afán por no olvidar y/o reafirmar esos valores que hoy se ven como perdidos en esta “seudodemocracia”, mediante el ejercicio de la ironía, la búsqueda, el humor fino y sobre todo, el diálogo y la información.



Totalmente recomendable.




1 comentario:

  1. Yo digo que estais muy paranoicos que no hay nadie detras dela sombra y que tenemos que actuar de una vez coontra la injusticia y el pode y dejarnos de gaitas agruparnos y luchar con las armas de la palabra y la belleza de las rosas ,saltemos ala televisión y hagamos programas libertarios espongamos nuestrosa ideales al gran piublico de una vez y dejemos de hacer gamberradas infantiles que nos cuestan la carcel o algo peor seamos serios y tramitamos a los ciudadanos nuestra forma de pensar y no nos pongamos la venda en los ojos antes de la herida salud compañeros .

    ResponderEliminar

Paroles...

Y si los árboles se están agitando, por buen camino vamos pedaleando...